La potencia de las mujeres músicas

A partir de la discusión y el debate sobre la Interrupción Voluntaria del Embarazo que tuvo lugar en Argentina en 2018, el movimiento de mujeres comenzó a trabajar de manera colectiva y transversal para recuperar espacios que la lógica patriarcal le negó históricamente. Surgieron entonces, diferentes organizaciones a lo largo y ancho del país.

En el ámbito de la escena cultural local se conformó GRITA – Colectiva Musical Mendoza-, una agrupación federal de mujeres músicas de la provincia que de un tiempo a esta parte viene realizando un arduo trabajo para, entre otras cosas, aumentar la participación de las músicas en los escenarios.

GRITA surgió del deseo y sobre todo de la necesidad de encontrarse y construir juntas ante una realidad adversa. La organización está conformada por músicas de estilos muy heterogéneos: académicas, integrantes de orquestas estables, estudiantes de música de la UNCuyo, mujeres del rock, del jazz, del tango y del folklore.

Desde su aparición ha realizado varias acciones para visibilizar el trabajo de la mujer en el universo del arte y la cultura como así también lo hace la productora Suena Tremenda que surgió con el fin de generar espacios de encuentros y visibilización mediante conversatorios y recitales. 

Consultada por los objetivos Luciana Scherbosky -arquitecta, letrista y música en el dúo Scherbosky González, e integrante de GRITA-, señala que es primordial que se trate el proyecto de ley para lograr el 30 por ciento de cupo femenino en la grilla de eventos musicales públicos y privados, presentado a nivel nacional -y también provincial en diciembre de 2018-.

Además asegura que “hay una clara necesidad de trabajar de manera colectiva en las mujeres de todo el país, de profesionalizar el trabajo en la música y que haya más participación. Para eso es clave el empoderamiento y el auto reconocernos como profesionales. Creo que una de las metas es, parafraseando a la gran Alejandra Bermejillo, mostrar arriba de los escenarios otro mundo posible. Porque el que está ahora ya no da para más. Trabajamos también por la igualdad de oportunidades y la no distinción en base al género. Para eso, lamentablemente necesitamos una regulación de discriminación positiva como ha sucedido a lo largo de la historia con cada victoria del movimiento de mujeres en el mundo.”

En medio de este clima de época GRITA participó en el primer Foro de Mujeres Músicas como parte de la Agenda de Género organizada por el Instituto Nacional de la Música en el Festival Mujeres a la Patagonia, realizado en Bariloche desde el 26 de enero y hasta el 3 de febrero. “Las ‘mujeres nodo’ que asistimos expusimos sobre la situación de las mujeres en la música, analizando cada una de las regiones. El propósito del foro fue principalmente encontrarnos de manera formal, ya que es una actividad del Instituto, para tejer redes de forma federal entre todas las agrupaciones ya conformadas en diferentes puntos del país, en pos de compartir las problemáticas particulares y comunes que cada provincia y región tiene y proponer estrategias de construcción colectiva para profesionalizar el trabajo de las mujeres en la música.” cuenta Luciana.

Tal es la potencia del movimiento que el segundo Foro ya está programado y será en Mendoza por la Región Cuyo, dentro del FEM FESTIVAL (3ra edición) los días sábado 16 y domingo 17 de marzo. En este sentido, desde GRITA se están preparando para recibir músicas de todo el país y así seguir tejiendo esta red imparable que busca profesionalizar el trabajo estableciendo bancos de datos de mujeres músicas, sonidistas, iluminadores, técnicas, productoras, managers, comunicadores y agentes de prensa. Todo esto en pos de crear una red de datos con las profesionales del sitio, que funcione cada vez que una artista viaja a alguna provincia para poder trabajar de la mejor manera posible.

Además la colectiva está elaborando un relevamiento de grillas de festivales estatales y privados realizados en 2018 en Mendoza. Aunque se encuentra aún en construcción, los datos obtenidos demuestran que el Estado -representado en este caso por la Secretaría de Cultura- es el mayor generador de trabajo en la provincia en cuanto a festivales (de 15 festivales relevados, 14 son estatales y 1 privado) y por qué es necesaria una Ley de Cupo de Mujeres Músicas en los Escenarios, que regule y actúe frente a esta disparidad tan severa.

Gráfico por @bruce_lisss

La colectiva GRITA se reúne semanalmente, y convoca a todas las mujeres y diversidades de la música, sean docentes, toquen un instrumento en el living de sus casas, estudien música en la universidad o hagan música sin haber ido a la universidad a sumarse a las reuniones y a seguir trabajando en red. Simplemente hay que contactarse a sus redes sociales (facebook e instagram) o al mail grita.colectiva@gmail.com

La conquista de las Cholitas Escaladoras

Bajo el lema ‘Querer es poder’, el miércoles 23 de enero un grupo de mujeres aymarás llegó a la cumbre del Aconcagua luego de varios días de esfuerzo. La noticia es doblemente animadora en medio de la creciente lucha feminista de las mujeres a nivel mundial, pero particularmente en Argentina, donde hay una alarmante cifra de femicidios en lo que va del año 2019: 25 mujeres fueron asesinadas en manos de un varón en 28 días.

Son cinco mujeres que conforman una colectividad de once andinistas llamadas “Cholitas Escaladoras” radicada en El Alto – La Paz donde trabajan como guías y cocineras junto con sus familias. De un tiempo a esta parte, también se dedican a escalar algunos de los picos más altos de Los Andes porque aseguran que subir montañas las ayuda a sentirse más libres, a reivindicar el machismo y la discriminación  y a inspirar e impulsar a otras mujeres.

Lidia Huayllas Estrada, Dora Magueño Machaca, Analía González Magueño, Cecilia Ilusco Alaña y Elena Quispe Tincuta cumplieron su sueño de llegar a la cima más alta de América y lo hicieron con sus faldas típicas, como símbolo de liberación y en contraposición con la lógica patriarcal que por años les prohibió el uso de estos atuendos para ir a estudiar o a trabajar. “Nos decían ¿cómo una mujer puede subir a una montaña? Otros nos criticaban y lo siguen haciendo. Y yo animé a mis compañeras, les dije ¿por qué no podemos escalar igual que los varones? Ahora demostramos que sí podemos, con hechos no con palabras” aseguró una de las integrantes.  

Luego del emocionante logro fueron saludadas en Twitter por el presidente de Bolivia, Evo Morales. “Muy contento por la hazaña alcanzada por nuestras cinco hermanas, conocidas como las “cholitas escaladoras”, que lograron llegar a la cima del Aconcagua, el pico más alto del continente. Son un orgullo para #Bolivia. ¡Muchas felicidades!”, escribió el mandatario.

Además Alfredo Cornejo junto a su esposa Lucía Panocchia, coordinadora del Programa Mujer Rural del Instituto de Desarrollo Rural (IDR), y el secretario de Ambiente y Ordenamiento Territorial, Humberto Mingorance, participaron del reconocimiento a las mujeres bolivianas por coronar el coloso mendocino (6.962 metros) “Queremos homenajear a estas mujeres que con gran esfuerzo dan un ejemplo no solo a su comunidad, sino también a los mendocinos y ese es el símbolo que queremos poner en valor desde el Gobierno. El mensaje que nos dejan es muy positivo no solo para andinistas, sino también para hombres y mujeres de todo nuestro país” expresó el gobernador mendocino.

Tras haber conquistado picos como el Illimani, el Acotango, el Parinacota o el Huayna Potosí y ahora el Aconcagua, la productora española Arena Comunicación está produciendo un  documental que cuenta la hazaña de las Cholitas. Por ahora solo se puede ver el tráiler del proyecto.

Sobre la 7722 y la necropolítica en el Siglo XXI

Un proyecto sorpresivo descontrola las variables poniendo a la sociedad mendocina en una olla de presión. Los representantes del pueblo funcionales a la política del siglo pasado, insisten en gobernar basados en la obtención de rentas de poca creatividad y ningún valor agregado. Se basan obviamente en la idea decadente con la que se mimetizan: algunas vidas tienen valor y otras no, la idea núcleo de la necropolítica.

Gobernantes esterilizados por una política enmohecida y sin sustancia, han perdido el sentido de qué es lo que le conviene a largo plazo a estas tierras mendocinas. Un oscurantismo repentino empuja a las calles nuevamente a un pueblo de montaña y desierto, a un pueblo que a inicios de este siglo ha reafirmado su identidad en el empoderamiento y la lucha por el agua. No es poca cosa que una provincia irradie su diferenciación por haber sabido cómo ganar batallas ante la presión voraz del extractivismo a ultranza. La identidad de la Mendoza actual está cimentada en la defensa de sus bienes naturales, forjada en las calles las más de las veces sin el convite de la academia pero muy nutrida porlos saberes de su pueblo. No son tantos los pueblos que logran tener un motivo de orgullo, por eso resulta tan llamativo que la mirada de esa rancia política no logre percibir el enorme carácter simbólico intangible de esa construcción social y pretenda ir por ella.

Queriendo justificarse en una debilidad económica sospechada incluso de ser provocada, se infiltran abusivas políticas ambientales con metodologías contaminantes más propias del siglo pasado. Como en un traslúcido huevo de serpiente, se ven avanzar pactos nocturnos realizados por políticos con ligamentos reblandecidos, que ceden ante la presión del poder sin rostro y salen a vender la espuma del saqueo como si fuera la medicina que la comunidad ansía para vencer el desempleo que no saben superar. La enfermedad les nubla la vista al punto que sólo pueden ver de cerca, pero muy de cerca, casi hasta la distancia donde les llega la mano.

Esta anacrónica forma de hacer política es la enfermedad misma. Provoca la pérdida de soberanía sobre nuestro cuerpo tierra, hace que no podamos decidir sobre nuestra salud, que perdamos nuestra capacidad de regulación, nuestra homeostasis. Esa forma de hacer política llevará a que, como un tumor inducido, esas descontroladas explotaciones sólo puedan tener efectos destructivos. La necropolítica metastatiza, gangrena, se expande, quita todo, deja nada. Estos políticos que la practican, ya no encajan en los diagnósticos y soluciones que requiere el Siglo XXI.

Mientras exista la 7722, la Mendoza hiperendeudada y afiebrada tiene la oportunidad de seguir pujando -aunque debilitada- entre dos modelos de desarrollo posibles: uno extractivista con un repunte marcado que será inevitablemente seguido en pocas décadas por una caída abrupta dejando sólo un triste pasado, y uno productivista que requerirá tiempo, conocimiento, imaginación y esfuerzo, pero sostenible, y que sólo podrá dejar riqueza, futuro, soberanía y comunidades saludables.

Ante tamaña presión de la necropolítica que se resiste a desaparecer, lo que un sanador bien formado para este siglo aconsejaría, es primero equilibrar el cuerpo hasta que pueda recuperar su dominio, su soberanía y su autocontrol. Tomar decisiones drásticas sobre el territorio como si Mendoza estuviera fuera del contexto del calentamiento global es propio de una política desorientada por la enfermedad, séptica, deshidratada, arrítmica, débilmente apoyada en la incapacidad de análisis de sus gobernantes y en una llamativa insensibilidad que lleva inevitablemente al descarte de los más vulnerables, dañando la salud de pueblos y tierras.

Nuestros políticos necróticos se muestran obedientes al poder y sólo promueven la concentración de la riqueza en unos pocos, cada vez más pocos, aceptando sin rebelarse que nuestras decisiones soberanas están en realidad dictadas por actores internacionales que deciden quién debe vivir y quién debe morir atendiendo a criterios estrictamente económicos. Así, la Mendoza nacida de una tradición ficcional exquisita, enfrenta políticos anacrónicos y de poca creatividad, incapaces de diversificar su pensamiento y por ello sus acciones.

Mendoza en su lucha por la 7722 enfrenta una crisis vital, la que trae en sus entrañas el Siglo XXI. O nuestra provincia acepta la propuesta tanásica de gobernantes y legisladores que funcionan con códigos del siglo pasado, o nos encaminamos definitivamente hacia la nueva era como lo requieren los tiempos. Sólo será posible que la economía de Mendoza crezca sostenidamente si esto no conlleva un decrecimiento ecológico, eso ya lo sabe el mundo.

Estamos obligados a dejar atrás esa acumulación necrótica que deja a su paso la desaparición de identidad, de especies, de territorios, de nuestras culturas, y entrar de lleno a las nuevas prácticas que este siglo requiere, las de la Política de la Vida, las de la Biopolítica en su sentido más amplio y original.

Debemos elevar la mirada y buscar un proyecto de provincia que nos dé entusiasmo colectivo, que se apoye indefectiblemente en nuestra identidad, que planteemos una producción diversa basada en la ecología de nuestros saberes, en la ampliación del conocimiento y en la incorporación de tecnología para el beneficio soberano de nuestro pueblo.

La autora es investigadora independiente, médica veterinaria, ecóloga médica y especialista en manejo de áreas propensas a
desastre. Líder OPS para Salud, Desastres y Desarrollo- Actualmente dirige la Fundación Pedemonte fundacionpedemonte@live.com

La imagen es del ilustrador Pablo Pavezka.

Defense, nuevo servicio para el personal policial de San Rafael

Lunes 5 de noviembre. La empresa de indumentaria y accesorios para las fuerzas de seguridad pública se establece en el Sur de Mendoza.

Defense extiende su servicio para policías, penitenciarios y custodios sus productos en la ciudad de San Rafael. 

Hoy, lunes 5, será la inauguración del local ubicado en Avenida Quiroga 1270 de la capital del departamento sureño.

El teléfono de contacto para conocer en detalle la sólida nueva casa Defense en el Sur es: 2615923845

En las redes podés ubicar a Defense haciendo clic en:

facebook.com/defenseindumentaria/

http://defense.com.ar/